ASFPLANT calcula que el fenómeno podría suponer que la actividad ilegal es casi tres veces superior a la legal. En la Comunidad Valenciana operan legalmente 236 empresas de jardinería, en su mayoría PYME’s, que facturan en torno a los 65 millones de euros anuales. Asfplant considera que las ilegales ponen en riesgo decenas de puestos de trabajo y la viabilidad de las empresas legales.