La vegetación en zonas urbanas reduce los niveles de ruido


Uno de los factores que contribuyen a deteriorar la calidad del ambiente en la ciudad es el ruido, además de la industria o el tráfico rodado. Según un estudio publicado en la revista de la Escuela de Ingeniería de Antioquía, que analizó la capacidad que tiene la vegetación para atenuar el ruido en la zona del Valle Aburrá, la mitigación de ruido se consigue en mayor medida gracias a barreras heterogéneas de árboles. Para que la reducción de ruido sea efectivamente percibida por las personas, éstas barreras han de estar ubicadas cerca de la fuente de ruido, con unos 20 m de anchura y 14 m de altura, y alcanzar cierta densidad con grandes hojas anchas y perennes y troncos gruesos. 
Las zonas con vegetación dentro de la ciudad, dependiendo de sus características, estructura y densidad, mejoran las condiciones ambientales aumentando la calidad de vida de la población, según indican los múltiples escritos científicos sobre el tema analizados en el estudio. 
En dichos escritos científicos efectuados sobre la relación entre la vegetación y la atenuación del ruido se apunta que, entre el #beneficioverde que aportan las zonas con vegetación destaca:
  • La regulación de los factores microclimáticos, a través de la mejora de las condiciones ambientales y atmosféricas afectando a la temperatura, humedad y velocidad el aire.
  • La absorción de gases contaminantes.
  • La mitigación del ruido.
  • La prevención de la erosión del suelo.
  • La preservación de la oferta de hábitats para la fauna.
El nivel de sonido depende de la absorción de la atmósfera, la refracción y la dispersión de la energía sonora. En el caso de las zonas con vegetación, ésta contribuye, de manera significativa, en la atenuación del ruido, siendo más atenuante cuanta más densidad de vegetación exista. Los árboles de hoja perenne y ancha son los que reducen mayor nivel de reverberación en las calles, aunque el suelo también influye en la absorción de ruido.
Del mismo modo, los cinturones vegetales de varios kilómetros de longitud, con unos 20 o 30 metros de ancho y compuestos de árboles de unos 14 metros de altura, que separan carreteras de zona urbana, reducen los niveles de ruido entre 5 y 10 dB. El efecto psicológico que produce la barrera visual vegetal entre quien observa y la fuente de ruido produce en las personas un efecto de mayor sensación de relajación.
Estos datos podrían ayudar a planificar de forma más eficiente la instalación de zonas vegetales dentro de las ciudades consiguiendo un máximo beneficio ambiental y de bienestar para la población.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

Comments are closed.