Las ciudades empiezan a tomar conciencia del #beneficioverde que aportan zonas con vegetación


Es cierto que, cada vez más, plazas y zonas céntricas van ganando terreno a los vehículos haciendo de éstas zonas peatonales o dotándolas de espacios verdes dada la importancia y el beneficio que genera para los ciudadanos el hecho de disponer de zonas libres de coches, posición opuesta a aquellos que consideran que la prohibición del acceso de coches resta vida a los barrios y puede resultar perjudicial para los comercios.

Distintos estudios señalan que la mejora cualitativa de los espacios públicos mejora la vida de los barrios ya que hacen sentir a las personas más seguras y con mayor libertad de movimiento al no correr peligro debido al paso rodado de vehículos a motor. Esto, a su vez, facilita la socialización entre vecinos, que comienzan a hacer uso de plazas, parques y zonas de tránsito peatonal con más frecuencia.

Mantener la calidad del espacio, desde el punto de vista social y medioambiental, es importante a la hora de diseñar dicho espacio, organizar las posibles actividades a realizar en el y preparar la accesibilidad y el confort del usuario, además de prever el mantenimiento que dicha área va a suponer.

Por este motivo, es imprescindible la implicación de las instituciones públicas correspondientes con el fin de desarrollar políticas públicas urbanas que ayuden a mejorar estos espacios de bien común haciendo, de éstos, lugares más verdes y sostenibles que ayuden a la adaptación de las ciudades al llamado cambio climático.

La Organización Mundial de la Salud dice que debe existir 9m2 de áreas verdes por habitante. Las áreas verdes proporcionan múltiples beneficios, por ello existen diversos estudios cuyo objeto de investigación es el #beneficioverde que estas áreas proporcionan a los habitantes.

Los resultados de dichos estudios señalan como beneficios verdes: una mayor estabilidad mental con sensación de satisfacción y relax, la mejora en niños con déficit de atención o hiperactividad, una mayor satisfacción laboral ya que aumentan la productividad y reducen el estrés o la ayuda que suponen para reducir la depresión o la ansiedad.

También hay estudios que señalan que aquellos barrios rodeados de zonas con vegetación registran unos niveles inferiores de delincuencia que aquellos que no tienen áreas verdes cercanas. Esto es así gracias a que estas zonas ayudan al aumento de la relajación en las personas y las hace menos agresivas. Además, ayudan a la socialización ya que los ciudadanos acuden a éstas con el fin de realizar actividades de ocio para disfrutar de su tiempo libre, no para delinquir.

Otro #beneficioverde, resultado de disponer de una zona con vegetación cercana, es la mejora indiscutible de la salud física, no solo mental como indicamos anteriormente. Enfermedades como las cardiovasculares y las respiratorias mejoran significativamente si el enfermo está rodeado de zonas verdes. Del mismo modo, disminuyen los tiempos de hospitalización y las dosis medicamentosas en enfermos ingresados en centros sanitarios que tienen áreas verdes cercanas y a las que el enfermo tenga acceso, al menos visual.

Ciudades como Madrid ya están trabajando en esta área. De hecho, el pasado día 8 de noviembre de 2016, el Ayuntamiento de Madrid presentaba “Madrid+Natural” proyecto que pretende aumentar las zonas verdes de la ciudad madrileña y edificar haciendo uso de elementos verdes con el fin de mejorar la sostenibilidad de edificios públicos sin romper el entorno del barrio, además de otras acciones.

Desde La Comunidad Verde ayudamos a la difusión de los beneficios que aportan las zonas naturales dentro de las ciudades, solicitamos la implicación de las instituciones en este ámbito y promovemos el aumento de parques y áreas verdes dentro de zonas urbanas. Puedes contribuir a ello adheriéndote a nuestro Pacto por el Jardín donde recogemos las principales premisas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

Comments are closed.