Las zonas urbanas sin zonas verdes están a 3,3 grados más de temperatura en verano que las zonas urbanas con vegetación


Las zonas urbanas que carecen de zonas verdes incrementan hasta 3,3 grados su temperatura durante los meses de verano en comparación con aquellas zonas urbanas que sí cuentan con zonas vegetales, según señala un estudio realizado sobre la ciudad de Washington y publicado en la revista Environmental Research Letters.

El estudio realizado por expertos del Laboratorio de Ciencias de la Biosfera del Centro Goddard de la NASA ha analizado con satélites la temperatura que desprenden las ciudades y las zonas aledañas no urbanizadas y concluyen que los altos edificios y el asfalto de carreteras y calles hacen que la temperatura ambiente, durante el día, se eleve de forma claramente diferenciada con respecto a zonas cercanas que sí cuentan con vegetación.

Así, aseguran que las zonas urbanizadas y edificadas en EE.UU. tienen un aumento medio de su temperatura de 1,9 grados con respecto a zonas rurales. El mismo efecto se produce tanto en verano como en invierno produciendo, en la estación más fría, el efecto conocido como “isla de calor” pero que conlleva efectos más negativos, en la estación estival, debido a las altas temperaturas que se dan de forma natural.

Otros estudio realizado por el Departamento de Construcción y Tecnología Arquitectónicas de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, afirma que la ventaja del uso de vegetación en zonas urbanas con elevada irradiación está vinculada a la capacidad que tienen las plantas para absorber dicha irradiación y utilizarla para realizar sus funciones biológicas.

Francesca Oliveri, profesora de este departamento y coautora del estudio, subraya dos claros beneficios de la inclusión de zonas verdes en las zonas urbanas, uno es la reducción de demanda energética para refrigerar puesto que la vegetación crea una capa protectora que absorbe la radiación solar y el otro es la reducción del efecto “isla de calor” mejorando el microclima urbano gracias a la bajada de la temperatura de hasta 2 grados en zonas con acondicionamiento vegetal.

Distintos estudios, además de estos, han demostrado que la presencia de vegetación dentro y alrededor de las ciudades o en los márgenes de carreteras y vías urbanas sirven de aislante tanto del calor como del ruido.

El #beneficioverde que aportan las zonas verdes a las ciudades son múltiples. En el caso de la temperatura consiguen reducir el mencionado efecto “isla de calor” y, con ello, el ahorro energético, la reducción de la sensación de ansiedad, disminución de los problemas respiratorios, los problemas de insomnio y el estrés derivado del mismo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

Comments are closed.