Necesidad de edificaciones verdes enfocadas a combatir el cambio climático


El cambio climático provocará cambios tanto en el ambiente exterior (aire libre) como en el interior (dentro de los edificios), incluyendo una mayor contaminación del aire y variaciones en las temperaturas, lo que conllevará un incremento de plagas y enfermedades infecciosas que derivará en un aumento en el riesgo para la salud de las personas, según publica la Comisión Europea en su boletín “Science for Envionment Policy”.


La Comisión estima que el sobrecalentamiento, la reducción de ventilación, el moho, la humedad y las inundaciones traerán consigo la proliferación de patógenos, alergenos e infecciones lo que agravará la salud de las personas, siendo los ancianos el grupo de mayor riesgo.


Por ello, la reducción de las temperaturas externas y una menor exposición al aire contaminado podría solventar, en gran medida, los efectos consecuencia de los problemas que las emisiones de gases de efecto invernadero están causando. En este sentido, se señala el diseño de las edificaciones como algo importante para la protección de la salud.


Los autores aseguran que son necesarias políticas que promuevan el diseño de construcciones que ahorren energía a largo plazo, ventilen y filtren el aire de forma adecuada y que aporten sombreado, haciendo que las edificaciones “herméticas”, que aportan eficiencia energética, no perjudiquen los interiores con innecesarias concentraciones de contaminantes. 

Desde La Comunidad Verde defendemos el #beneficioverde de la vegetación dentro de las ciudades  y abogamos por construcciones en las que proliferen fachadas y azoteas verdes. El fin es potenciar las áreas verdes que permitan a las ciudades adaptarse al cambio climático sin que la salud de los ciudadanos se vea perjudicada, ya que los entornos verdes reducen, por ejemplo, los problemas respiratorios derivados de la contaminación. 

Según explican en el articulo sobre techos verdes y medioamiente de www.natura-medioambiental.com, las azoteas vegetales tienen numerosos beneficios como:

• La reducción del mantenimiento del inmueble al disminuir el consumo de energía y, en consecuencia, la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.
• La revalorización del valor del inmueble.
• La mejora de la calidad del aire y la ecología urbana.
• La reducción de ruido en el entorno.
• La reducción del efecto isla de calor al bajar la temperatura ambiente.
• La mejora de la flora y la fauna en la ciudad.
• La gestión sostenible del agua, haciendo uso del agua de la lluvia para el mantenimiento de los tejados verdes.


Algunos consideran que existen elementos negativos que hay que tener en cuenta, como la necesaria adaptación de las azoteas y tejados, pero hay que valorar que este coste de adaptación se realiza una sola vez y se ve contrarrestado con el ahorro económico energético continuado en el tiempo, la revalorización del inmueble y la obtención de una cosecha de verduras y hortalizas, en el caso de azoteas convertidas en huertos urbanos. Esto sin contar con los múltiples beneficios sociales y de salud que reportan.

En La Comunidad Verde trabajamos también para establecer diálogo con la administración, los responsables políticos, lo agentes del sector y los propios ciudadanos y, así, conseguir esas políticas que promuevan este tipo de diseños verdes. Queremos dar a conocer los beneficios de los espacios verdes para la sociedad. ¿Te unes a nuestro #CompromisoPorElJardín?

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

Comments are closed.