Las zonas verdes reducen la polución en nuestras ciudades


LCV-vegetación-vs-pulucion-2

¿Sabías que al invertir tan solo 3,6€ por habitante en la plantación de árboles en los espacios urbanos se podrían salvar entre 11.000 y 37.000 vidas al año debido a la reducción de la polución en nuestras calles?

Es lo que se desprende del estudio “Planting Healthy Air: A global analysis of the role of urban trees in addressing particulate matter pollution and extreme heat” de la ONG americana The Nature Conservacy.

Y es que las emisiones de gases de efecto invernadero han alcanzado niveles récord en los últimos años, según un informe de la Organización Meteorológica Mundial publicado en octubre de 2016.

De hecho, los datos publicados por la Agencia Europea de Medioambiente responsabilizan a estos gases de casi 500.000 muertes cada año solo en Europa.

Por otra parte, la OMS, en su informe de 2017 titulado “Los espacios verdes urbanos: una llamada a actuar”, advierte a las ciudades de la importancia de invertir y crear nuevas infraestructuras verdes para revertir esta tendencia.

Son muchos, tal y como hemos expuesto, los estudios que proponen modelos de cambio, soluciones que disminuyan la polución mediante la plantación de material vegetal en las zonas urbanas. Otro ejemplo de ello es un estudio realizado en 2016 por la Asociación de Paisajistas de Francia (UNEP – Union National des Entreprises du Paysage) revela que los árboles grandes pueden retener hasta 5,4 toneladas de CO2 por año y 20 kg de polvo en suspensión, lo que equivale a 600 km recorridos por un Airbus A320.

Además de los aspectos respiratorios, la vegetación urbana tiene muchos otros efectos positivos en nuestra salud.

Vivir cerca de espacios verdes reduce la presencia de numerosas enfermedades de nuestro tiempo como la ansiedad (- 31%), la depresión (- 25%), el asma (- 23%), los accidentes cardio-vasculares (- 17%) o las migrañas (- 15%).

Aumentar la superficie de espacios verdes en una ciudad como Madrid (4 millones de habitantes) en un 10% permitiría reducir el gasto sanitario en 94 millones de euros, considerando el descenso en los enfermos asmáticos e hipertensos (ahorro en gasto farmacéutico de 56 millones y de 38 millones de euros respectivamente).

Sin duda, apostar por el verde está en nuestras manos, y puede reportarnos enormes beneficios en muchos aspectos.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario